El tío Rodolfo les trae un simpático juego en el inicio del segundo semestre: Me visto y me desvisto.