Para que los papitos interactúen con los más pequeños, el tío Rodolfo nos enseña un interesante ejercicio: Boca arriba y boca abajo.