Cerca de un millón de estudiantes del último año de las escuelas secundarias de la provincia suroccidental china de Guizhou asistieron a clases tras unas prolongadas vacaciones de la Fiesta de la Primavera — el Año Nuevo Lunar chino– debido a la epidemia del nuevo coronavirus.

Con autobuses escolares preparados especialmente, mascarillas, controles de temperatura y vías de acceso a las aulas diseñadas para prevenir las muchedumbres, los alumnos tuvieron un primer día de clases especial y seguro.

De acuerdo con el departamento provincial de educación, más de 2.400 escuelas secundarias fueron reabiertas el lunes, involucrando a más de 990.000 estudiantes, ya que la situación epidémica ha mejorada mucho en esta provincia.

Guizhou no ha registrado nuevos casos confirmados de COVID-19, la neumonía causada por el nuevo coronavirus, por casi un mes, y el último paciente infectado por esta enfermedad en la provincia fue dado de alta del hospital el lunes.

Zhou Jin, jefe del buró de educación de Guiyang, capital de la provincia, indicó que elaborará más planes detallados y adaptados para garantizar la seguridad en las escuelas para más alumnos.