Desde ayer domingo, y hasta el miércoles 24, el pueblo autóctono festeja el tradicional Año Nuevo Mapuche, fiesta de profundo sentido religioso y que, entre otras cosas, marca el inicio de un nuevo ciclo de vida y agragrio. Esta vez, sin embargo, en La Araucanía no habrá reuniones masivas junto a las machi. Todo se efectuará en cada hogar.